بني انصارسيتي  : اخبار محلية-  اخبار وطنية -  رياضة  - فن وثقافات
نجاح أول عملية زراعة رأس بشرية في العالم: وتستلزم مشاركة 80 جراحا، كما ستكلف 10 ملايين دولار. زلزال قوي... حوالي 10 آلاف منصب كبير بالإدارة المغربية سيمسهم التغيير عاجل: إغلاق سلطات مليلية معبر بني انصار رسميا وتخصيص معبر باريو تشينو وفرخانة للتهريب المعيشـي انتحـار فتـاة بتناولها  سم الفئران بمنزل عائلتها بحي «إكوناف» بالناظور سعيد شرامطي: المستجدات في سبتة و مليلية و التهريب مليلية المحتلة: خوف كبير إثر الإشتباكات الخطيرة بمعبر باب سبتة وإصابة 3 عناصر من الحرس المدني الإسباني إعتقال 40 عضوا بشبكة دولية للاتجار في المخدرات منها بعضهم في مليلية / فيديو الملياردير السعودي الوليد بن طلال حاول الانتحار بقطع عروق يديه بعد  تعرضه  للضرب المبرح الجزائر تخطط لإدراج الزكاة في المنظومة الضريبية مليلية: الحكومة المحلية تتوعد بفرض ضرائب على ممتهني التهريب المعيشي بإقليم الناظور

Piropos: ¿halago o acoso callejero?

Bninsarcity.com


Piropos: ¿halago o acoso callejero?

“¿Qué tiene de malo el piropo? El problema es que convierte a la mujer en un objeto de exhibición y contemplación. El hombre se siente con el derecho a decirle algo a alguien que no conoce en un espacio público (calle o transporte público) invadiendo su espacio personal. Es como una primera fase del acoso callejero: primero, el piropo. Luego vienen hombres que invaden el espacio personal de las damas con tocamientos. Incluso se ven situaciones de masturbación y exhibicionismo en el espacio público. Todos dirigidos a la mujer”, explica la socióloga Esther Pineda, especialista en equidad de género.

Desde el “Qué linda eres princesa” hasta el “Qué rica estás mami” “¿Esos cocos tienen agua?”, los llamados piropos están arraigados en la cultura internacional.

Bajo una supuesta intención de halagar, este acto de habla expresivo con el que generalmente un hombre busca llamar la atención de alguna chica, con quien no tiene ningún tipo de relación, se convierte muchas veces en un agravio directo.

¿A quién no le gusta que lo halaguen por su físico?
Ésta pareciera ser la premisa preestablecida en el imaginario colectivo de los hombres.

“Decirle un piropo bonito a una mujer en la calle no tiene que interpretarse como acoso callejero, siempre que no sea algo vulgar o que no tenga un contenido sexual explícito. Por ejemplo, un ‘qué linda sonrisa tienes’ o decirle ‘buenos días bella dama’ no tiene por qué ser catalogado como un acoso”, señala Frank.

Y es que a juicio de este joven hay piropos “buenos” y “malos o vulgares”. Los buenos o inocentes no tienen una carga obscena, simplemente buscan llamar la atención de la dama o robarle una sonrisa. “A qué mujer no le gusta que la halaguen o le digan un cumplido por su físico”, pregunta irónicamente.

Visión que comparte Julio, quien confiesa que no suele decir piropos a desconocidas en la calle. Aunque expresa que algunas mujeres mandan las señales equivocadas.

“Vemos como algunas damas salen con microfaldas y llevan unos escotes demasiado pronunciados, mostrando literalmente todo. Cómo no quieren que les digan cosas en la calle”, afirma Julio.

Por su parte, Emerson señala que el decir un piropo es un acto “divertido”. “Me divierte ver cuál será la reacción de la mujer a quien le dirijo el piropo. El piropo tiene un poco de halago y un poco de acoso, realzas la belleza de una mujer a través de un acoso”, indica.

Al preguntarles cómo se sentirían si una mujer invadiera su espacio personal para gritarle alguna frase romántica u obscena, los representantes masculinos afirman que si bien les pudiera resultar algo incómodo, por no ser una práctica común, al final se mostrarían complacidos.

Es que ante este mensaje coloquial no solicitado, ellos alegan que subyace una supuesta intención de halagar o hacer un cumplido.

“Nos incomoda”
Eugenia y Ana coinciden que recibir un piropo en las calle muchas veces se convierte en más que una situación incómoda. “Incluso cuando nos dicen cosas bonitas puede dar un poco de miedo. ¿Pasar por enfrente de una construcción en falda? ¡Ni pensarlo! No si queremos evitar escuchar vulgaridades. Realmente las mujeres nos vemos un poco limitadas en cuanto a qué llevamos puesto al salir a la calle para evitar comentarios”, comentan.

“Los hombres creen que por el hecho de que llevemos falda o un día decidamos salir a la calle sin sostén tienen el derecho de gritarnos cosas. Es realmente frustrante limitar nuestra vestimenta”, agrega Eugenia.

Todo piropo implica una forma de violencia de género

“¿Qué tiene de malo el piropo? El problema es que convierte a la mujer en un objeto de exhibición y contemplación. El hombre se siente con el derecho a decirle algo a alguien que no conoce en un espacio público (calle o transporte público) invadiendo su espacio personal. Es como una primera fase del acoso callejero:  primero, el piropo. Luego vienen hombres que  invaden el espacio personal de las damas con tocamientos. Incluso se ven situaciones de masturbación y exhibicionismo en el espacio público. Todos dirigidos a la mujer”, explica la socióloga  Esther Pineda, especialista en equidad de género.

Agrega que parte del imaginario colectivo de los hombres sobre este tema es que a las mujeres les gusta que las miren, que ellas se visten para ser vistas y piropeadas, para llamar la atención, para que les digan cosas. “Y no porque hace calor ese día o porque la mujer quiera llevar una prenda cómoda”.

“Hay mujeres que ven los piropos como inofensivos, cuando son piropos que hacen referencia a la belleza. Ahora, cuando se dan con contenido explícito sexual, grosero, obsceno, no hay respuesta por parte de las mujeres por miedo”, agrega la especialista.

Esther Pineda destacó que también existe la tendencia de creer que el piropo debe ser bien recibido. “Yo, hombre, demuestro mi masculinidad a través del piropo. No obstante, frente al reclamo, visibilización o rechazo de este tipo de situaciones por parte de la afectada es frecuente escuchar expresiones como ‘Ella anda buscando’ o ‘¿Para qué se viste así?’, situación que debe ser considerada como una forma de violencia contra la mujer, pero también de vulneración de su derecho al libre tránsito en los espacios públicos, sin sentirse amenazada, intimidada o desagradada por este tipo de manifestaciones indebidas e indeseadas”, puntualiza.

La especialista recomienda el desarrollo de campañas de sensibilización y concienciación para que tanto hombres como mujeres entiendan que los piropos emitidos por desconocidos no son cumplidos, sino una forma de acoso sexual callejero hacia las mujeres.

 

Por Sendai Zea


Bninsarcity .net

Nouveau commentaire :

الآراء الواردة في التعليقات تعبر عن آراء أصحابها وليس عن رأي بني انصارسيتي

أخبار وطنية | مناسبات | أخبار محلية | بني انصارسيتي | اخبار عالمية | رياضة | فن وثقافة | مؤسساتنا | تكنولوجيا | صوت وصورة | تواتون-Twatun | أعمدة الرأي | موضة | الرأي الحر | حوارات اسبوعية | حوادث | سياسة | إقتصاد | وظائف | ARTICULO DE OPINION | دين ودنيا | فرخانة وبني شيكر | خاص بالطلبة والتلاميذ


معرض الصـــــــــــــــــــــــــور
00000
07
04
06
01
00(1)
7105552-10885938
IMG-20171111-WA0038
23513129_389145918185019_1396149777_n
23476913_389145894851688_2000503365_n